Monthly Archives: agosto 2017

Campo XIV

Plátano macho*.

Secándose sin bichos

la escoba amarga**.

 

 

*Planta tropical de la familia de las musáceas, uno de los progenitores de la banana o plátano comercial, Musa × paradisiaca.

** http://www.sld.cu/fitomed/escoba_amarga.htm

Marina XII

Una gaviota.

En la orilla sin sol

troncos cortados.

Campo XIII

A media luz,

corta el olor del ajo

una espiguilla.

Marina XI

Amanecer.

Bajo un brote de mangle

el caracol

Campo XII

Tarde sin viento.

Callando a intervalos

una chicharra.

Kire- ERDH

 

 

El uso del kire en el haiku es uno de los temas a debate en sitios de Internet como El Rincón del Haiku. La cuestión de considerarlo o no piedra angular del género nipón ha llevado a estudiosos a formular criterios diversos en torno a este elemento técnico.

Una vez más, en Decir la Nada se sienten los aires frescos de la comunidad de El Rincón…, esta vez con un hilo creado para comprender y analizarel Kire gracias a las aportaciones de los integrantes del foro.

 

El Rincón del Haiku – Debates – De nuevo el Kire

 

 

Destellos:

Qué diferentes…
los pasos de un niño
con la mochila

 

Vicent:

No quiero que se me atribuya lo que no soy.

Cuando digo que tengo mi propia manera de entender las cosas es únicamente que aplico mi atención, interés y pensar a determinado asunto. Pensad por vosotros mismos porque eso es lo que está haciendo casi todo el mudo en el plano del haiku.

El kire-ji no existe en castellano.

Los kire-ji, son determinadas palabras que en japonés aportan sílabas y el significado de RUPTURA o de corte.

En castellano usamos los signos de puntuación.

Los signos de puntuación son varios en nuestro idioma.

Una ruptura o corte, no es en sí, ni unos puntos suspensivos, ni una coma ni el punto y coma ni los dos puntos. Lo más parecido a un kire (ya no hablamos pues de kirie-ji o palabra corte) sería el punto y a parte.

Los signos ortográficos habituales, producen pausas, y reflejan los silencios. Pero eso no son kires ni kire-jis.

Ejemplo de un kire en castellano:

Rauda avanza la luna. (kire)
Y el ramaje aún retiene
gotas de lluvia

(Bashoo. Traducc. por Fernando Rodríguez)

En el primer verso se habla de algo que acontece a la cosa luna. Los dos restantes versos ya no hablan de nada que tenga que ver con la luna. Ha habido un corte UNA RUPTURA total con lo que poco después viene a decírsenos, que unas ramas todavía retienen las gotas de una reciente lluvia. Y ese kire se expresa en castellano con un punto y aparte. Un salto. ¿Qué relación existe entre luna y lluvia? A ese salto, corte o ruptura es a lo que se refiere un KIRE.

Bello tal como es,
sin que la luna ahí cuente:
el monte Ibuki.

(Bashoo. Traducc. Fernando Rodríguez)

No hay kire propiamente hablando en nuestro idioma en ese haiku traducido. Hay empleo de puntuación, o sea de pausas, y de un indicador de atención sobre el objeto poético que este haiku presta; a saber: el monte Ibuki.

Desde la primera palabra, “Bello” hasta el final, “Ibuki”, todo refiere a lo mismo. No hay por tanto RUPTURA alguna.

No sé, pero esa es “mi forma” de entender el asunto de marras.

Salud

 

Luelir:

Continúo el hilo que inicia JL. Vicent en su comentario al poema de Destellos, porque me parece interesante volver sobre nuestros pasos en el tema del Kire y porque quizás sea tema más de debate que de aclaración a un poema en concreto.

Primero, gracias Destellos por darnos esta oportunidad.

Gracias JL. Vicent por tu explicación sobre el Kire, coincido con ella. Aquí, el grupo HAIKUNVERSACIONES estamos estudiando el Haiku y, en especial el Kire, los tres años que llevamos juntándonos una vez al mes.

Hemos llegado a las siguientes conclusiones sobe el Kire:
• El Kire no es el Kireji.
• Los Kireji son “partículas” que los japoneses necesitaron crear para precisar el Kire cuando no estaba claro o concreto en sus Haiku. Esto es debido a la indefinición del idioma japonés: no tiene signos de puntuación, no distingue entre singular y plural, no tiene géneros, no posee vocabulario para definir el futuro.
• Nuestros signos de puntuación no son Kireji ni pueden sustituir a los Kireji
• El Kire es una cesura, una oposición o analogía entre dos focos de atención.
• Esta pausa de pensamiento, no solo gramatical, determina la sorpresa y el cambio de ritmo tan característico de este mágico poema.
• A veces nos encontramos con dos polos de atención en el que uno es causa del otro. Pueden ser llamados Haiku de causa-efecto. Este Kire puede ser auténtico pero dicho Haiku tendrá menor sorpresa.
• Toda pausa realizada con cualquiera de nuestro signos de puntuación, colocada en un Haiku con un solo foco de atención no será Kire,
• Por el contrario pueden existir Haiku con una sola frase y llevar (escondido) el Kire, al encontrarse los dos polos o focos de atención.
• Aquellos poemas que no tengan Kireno son verdaderos Haiku.

Abundando en el comentario de JL. Vicent al Haiku de Bashoo:

Rauda avanza la luna.
Y el ramaje aún retiene
gotas de lluvia.

• El Kire se encuentra al final del primer verso. En este primer verso se halla lo permanente y en los otros dos versos lo que sucede, la sorpresa de este Haiku.
• Opone el avance de la luna a la quietud de la rama que retiene las gotas de lluvia.
• Existe una analogía entre la redondez de la luna (grande) frente a las redondas gotas de lluvia (pequeñas).
• Hay otra analogía entre la luz de la luna y los brillos de las gotas de lluvia (no lo dice, pero si se ven las gotas de lluvia tendrán brillo o algo de luz, distintas, claro)

En el otro Haiku de Basoo:

Bello como es,
sin que la luna ahí cuente:
el monte Ibuki

• La primera sensación es una sola frase referida al monte Ibuki.
• Si lo observamos con atención puede hablarse de un Haiku con Kire escondido.
• Nos habla del monte Ibuki, pero también de la luna y los opone como bellezas distintas. Está el monte Ibuki pero también la luna y el monte Ibuki no necesita la luna para ser bello, porque es “bello tal como es” (primer verso). La luna está y es bella pero el monte no la necesita para ser bello.

Sin embargo en el poema de Destellos:

Qué diferentes….
los pasos de un niño
con la mochila

• Solo existe un foco de atención: el niño, que camina con una mochila y en el que el Haijin nos “explica” lo diferentes que son dichos pasos, quizá ¿por llevar cargada una mochila? Esto lo intuimos, pero no hay sorpresa, es evidente que si va “cargado con una mochila” forzosamente su caminar ha de ser diferente.
• Es muy entrañable, incluso tiene alguna denuncia, pero nosotros no lo consideraríamos Haiku.

Como muy bien dice JL. Vicent: “Cuando digo que tengo mi propia manera de entender las cosas es únicamente que aplico mi atención, interés y pensar a determinado asunto. Pensad por vosotros mismos porque eso es lo que está haciendo casi todo el mundo en plano del haiku.” . Nuestra apreciación desde aquí es exactamente la misma, puede que estemos equivocados, pero caminamos y, hasta hoy, esta es la visión que hemos conseguido del Kire, el gran secreto del Haiku. Puede que el Haiku no tenga el ritmo del 5/7/5 (aunque en nuestro idioma sea posible y deseable), que no tenga Kigo, aunque es muy difícil por tratarse de lo que acontece en la naturaleza (aquí y ahora), pero sin Kire no tenemos Haiku, desaparece la emoción, desaparece la sorpresa.

Un abrazo. Luis (luelir) HAIKUNVERSACIONES

 

Gorka Arellano:

Muchas gracias por la exposición Luelir!!

Llevo poco tiempo en este mundo, pero creo (tengo muchas posibilidades de equivocarme) que puede haber kire y no haber haimi. Y creo que puede no haber kire y haber haimi. Y lo más importante en un haiku es precisamente ese “haimi” o sabor a haiku.
Desde luego también tiene que haber “aware” o conmoción por un suceso.

Abrazos.

 

Destellos:

Hola Luelir, gracias a ti por traer el haiku, porque da la oportunidad de analizarlo.

Qué diferentes…
los pasos de un ñiño
con la mochila

Verás al principio pensé en escribirlo en tercetos, no tenía claro si era un haiku o un senryû, finalmente y tras meditarlo lo escribí en haikus, ya que no intenté hacer ninguna gracia ni darle dramatismo ninguno a lo percibido. Aquí hay un kigo oculto en “la mochila”, ya que se entiende que es el tiempo en que los niños van al colegio, no es un kigo claro porque en España la escuela dura otoño, invierno, primavera y parte de verano, viendo la fecha en que está escrito, sería un kigo primaveral, sin la fecha, queda abierto al lector.
Sobre el asombro, no es un asombro grandioso, pero fue lo suficiente para mí, porque a pesar de haber visto la escena miles de veces, ese día en especial me fijé y fue suficiente como para plasmarlo en un haiku

No sé si mi explicación aclara las cosas, de todos modos, encantada de seguir aprendiendo con vosotros

Un abrazo

 

JL.Vicent:

No era para nada inocente, la frase que dije: Pensad por vosotros mismos porque eso es lo que está haciendo casi todo el mudo en el plano del haiku. Más bien estaba cargada de ironía, debo confesarlo. Evidentemente -eso de pensar- yo lo hago; lo hacéis vosotros; lo hace Luelir (Haikunversaciones); lo hace la gente de paseos.net; lo hacen traductores y antólogos, los que saben japonés y traducen directamente como los que no saben demasiado o nada y únicamente realizan versiones de lo ya traducido por otr@s que sí saben, et, etc; pensad también en lo que dicta la escuela de haiku tal o cual; la corriente esta o aquella…, etc. Y aquí, en el Rincón del haiku o en paseos, en donde todo se hace público y está a disposición de cualquiera también nos atrevemos a pensar y a cuestionar. Y efectivamente, tal y como comentaba Luelir, puede que estemos equivocados en mayor o menor medida, pero caminamos… Y añado que caminamos a trancas y barrancas porque no disponemos de muchas fuentes de primera mano, o sea, de los propios japoneses.

Tratar de poner orden en estos temas, sería poder obtener fuentes fidedignas de todo ello, directamente de los japoneses. Me consta que son de entrada, poco dados a mostrar no ya sus sino incluso tan siquiera las entretelas de sus más apreciadas costumbres y sentires, así de buenas a primeras a los gaijines

Un asunto que no se puede olvidar, para comenzar, es que solemos hablar de haiku como en un sentido absoluto. Es como si hablásemos de poesía española en bruto, así sin más ni más; dejando de lado todo un camino de evolución y de corrientes, desde sus inicios en oriente, pasando por el periodo grecolatino y su contexto mitológico, etc, hasta llegar a las corrientes actuales y generacionales (no hace falta decir cuales, aquí). La poesía no puede abordarse sin el estudio de su HISTORICIDAD, pues en ella se dice qué pasos y aspectos han prevalecido y cuales se han dejado de lado definitivamente o momentáneamente, etc. Qué se hace ahora a diferencia de antaño. Y no sólo eso sino que al hablar de teoría poética también ha habido sus más y sus menos. No todos los teóricos o estetas han coincido en definir qué era lo poético…

De ahí que al tratar con el haiku, debemos conocer de qué épocas hablamos respecto de los haikus que nos llegan; porque obviamente no puedo llamar haiku a los de Bashoo y otros autores del mismo periodo. Haiku sólo se dice a partir de Shiki (S. XIX). ¿Por qué ciertos clásicos usan metáfora, simbolismo o esto o aquello…? preguntan muchos al recién llegado mundo del poema haiku. Porque justamente no eran exactamente haikus lo que ellos escribían; no podríamos tomar como modelos esas colecciones de hokkus o de inicios de canciones waka, o de rengas, donde el influjo de la metáfora, alegoría y el simbolismo de los llamados “lugares comunes” (kigos y símbolos culturales entre otras cosas) hacían acto de presencia. Era la norma, digamos. Por eso cuando habléis de haiku pensad quién y cuándo. Por no decir qué escuela o corriente. Seguramente desde Shiki no habrá dejado de acontecer otro tanto; pero ya se dejaron ciertas cosas del haiku arcaico y cercano a la modalidad waka. Incluso se dejó bastante de lado el kigo y se habló de cierto sentido de Naturaleza. Qué otro tanto no habrá sucedido con el tema kire, pongamos por caso. Y en mi propio intuir o pensar, volvemos a lo que expusimos al comienzo, uno debe pensar por sí mismo o acudir a fuentes fidedignas. Otra cuestión, a tener en cuenta, es que una cosa es la dificultad de traducir y todo cuanto se pierde por el camino, y el “traducir” así mismo el sentir y la filosofía de fondo de cierta sensibilidad traída al haiku en castellano. Hay ahí otra clase de traducción y lectura y de uso del lenguaje gramatical.

¿Qué no es un haiku porque no lleve kire? ¿En japonés o en español? Preguntaría. En todo caso yo prefiero decir que se trata de un haiku sin kigo (Mu-kigo, o como se le llame) y así mismo puedo hablar de un haiku sin kire explícito (no sé si ello tendrá un nombre en japonés), de un kire oculto, o menos explícito, o de una frase haiku, etc ¿Por qué? Porque a mi entender, un haiku en castellano, lo que tiene que lograr es emocionarme o removerme las entrañas, hacerme percibir y sentir. Lo que no me atrevo a afirmar con rotundidad o en absoluto que haiku = kire, o kire = haimi. Me niego. No creo que nuestro mundo conceptual sea una cuestión de peso en un poema de origen asiático en el que las cosas teóricas no se abordan del mismo modo que en occidente. El origen, primero sintoísta y luego taoísta y budista, no permiten abordar las cosas de manera excluyente.

Ya digo, todo esto es según mi parecer.

 

Jorge Moreno Bulbarela:

Ahora bien, para que la composición de Destellos sea haiku necesitaría proporcionar dos focos de atención (con Kire), -técnica de haiku- y hacer presente a la naturaleza -tema de haiku-.

En la primera imagen (foco de atención) que se hable de primavera, hojas secas, nieve, etc.
Y en la segunda que no se comente (subjetivamente la diferencia), que se muestre la diferencia, digamos presentando un niño que no va a clase y otro que lleva mochila.

Así, el debate, aparte de hacernos pensar, también nos haría ensayar un haiku mentalmente y estimular a la compañera Destellos para que lo escriba.

Abrazos

 

JL. Vicent

¿A qué clase de haiku nos referiremos pues? ¿Tiene kire? sí. ¿Tiene tema de naturaleza?, no. ¿Es un haiku? El autor lo da como tal.
¿Tenemos que ajustarnos al tipo de haiku clásico y tradicional para seguir llamándolo tal?

¿No hay en el haiku citado una especie de explicación de porqué somos testigos de ver cómo poco a poco se van apagando esas otras luces…?

¿Es un haiku urbano o contemporáneo?

¿Es haiku sólo porque tiene kire señalado con un guión?

 

JL. Vicent:

¿Probables haikus sin kire también en los originales? En esta ocasión los haiku son de ONITSURA ( Tradcc. de Vicente Haya)

Haru no mizutokoro-dokoro ni miyurukana

En algunos lugares / ya puede verse / el agua del deshielo

Una observación que despierta la emoción del haijin por una manifestación del movimiento del agua en primavera…

Tsuyu no tamaikutsumochitarususukizoya

¡Cuántas gotas de rocío / llega a haber / en las cañas emplumadas!

Expresión pura y llana ante el asombro de un hecho que el haijin es capaz de sentir como si fuera la primera vez que descubre el rocío y la multitud de los filamentos de las plumas…

No sé, como decía, si los originales tienen o no un kirie/ji. Pero de hecho no los manifiesta en la traducción; bien podrían entrar en la categoría de haiku-frase…; pero lo cierto es que no carecen de aware. ¿Carecen tal vez de haimi?

 

JL. Vicent

Un ejemplo de haiku con 2 pausas destacadas, 2 largos silencios…, determinados por sendos puntos y un kire en el tercer y último verso; pero que a primera vista y en conjunto, podría parecernos que son 3 los kires:

Hiyoriyoshiushiwa no ni neteyamazakura

Hace un tiempo espléndido.
En el campo dormitan las vacas.
Cerezos en la montaña.

ONITSURA (Tradcc. V. Haya)

(Nota: en esta ocasión he añadido yo los puntos gráficamente al final de cada verso para no confundirnos con la costumbre que algunos poetas tienen de iniciar cada verso con mayúscula. En el original no vienen señalados los puntos gráficamente.)

 

Luelir:

Alguna observación más:
Nosotros no decimos haiku = kire. El Haiku es mucho más que Kire, pero, hasta el día de hoy, porque seguimos caminando, hemos llegado a la conclusión que sin Kireno existe el Haiku porque desaparece la sorpresa proveniente de esa pausa que contiene oposición o analogía entre los dos focos del Haiku.
Sabemos que el Haiku, como cualquier obra humana, se mueve, no es lo mismo Onitsura, a quien citas, que Shiki o Buson o más modernos como, TakahaShugyo o InahataTeiko. Japón ha tenido periodos de silencio y otros de interrelación y el Haiku los ha padecido, se han notado las sucesivas influencias, sobre todo la de los poetas occidentales en el siglo XX.

No podemos saber por dónde caminará el Haiku en Japón y tampoco el Haiku en español, por eso decimos “hasta hoy”. Tampoco es nuestro objetivo crear escuela. En HAIKUNVERSACIONES, a día de hoy, no seguimos escuela alguna. Henos estudiado todo lo que hemos podido durante estos tres años juntos y algunos, algunos años más. Como dije, hemos llegado a la conclusión de que el Kire es el gran secreto del Haiku.
InahataTeiko –Presidente de la Asociación de Haiku tradicional de Japón-
UdaKiyoko –Presidente de la Asociación de Haiku moderno, GendaiHaiku-
GabiGreve –responsable de la Base de Datos Mundial Kigo WHC-
William J. Higginson –autor de un manual de Haiku- también lo dicen en sus respectivas reflexiones sobre el Haiku.

En cuanto a los poemas de Onitsura que comentas JL., decir que los originales llevan kireji, el primero en su última palabra “kana” y el segundo en el “ya” de “zoya”. Es verdad que en la traducción no parece que tengan Kire.

Del tercer poema de Onitsura que comentas: ”hace un tiempo espléndido. / En el campo dormitan las vacas. / Cerezos en la montaña”, puedo decir algo. Si nos guiamos por la traducción, existen tres frases y por ello no es Haiku. Además en el primer verso nos da una opinión que no debe aparecer en el Haiku. Los otros dos versos podrían unirse en: “En el campo dormitan las vacas / bajo los cerezos”. Así ya tendríamos un foco de atención y el otro, el primero, pudiera ser: “Sol en los montes”.
De esta manera obtendríamos un Haiku con Kire:
Sol en los montes.
En el campo dormitan las vacas
bajo los cerezos.

frente al traducido:
Hace un tiempo espléndido.
En el campo dormitan las vacas.
Cerezos en la montaña.

…pero esto es una búsqueda de un Haiku con Kire, de alguien que no sabe japonés, en un poema de Onitsura, partiendo de una traducción de alguien que sí sabe japonés.

Un abrazo

 

JL. Vicent

Algunos no terminamos de entender esto mismo que comentas. Creemos, otros, que sorpresa, analogía u oposición; sin olvidar la inmanencia de lo real…, son otras tantas cosas más que puede contener un Haiku, y que no siempre se dan todas esas características de una y a la vez.
Decir haiku = kire es el modo afirmativo de enunciar que si no existe kire, entonces no existe haiku.
Respecto a los traductores y conocedores del idioma y del haiku, suya será la última palabra.
En mi opinión, hacer llegar el espíritu del haiku no siempre casa con el exceso de conceptualización formal o estructural del mismo.

Un abrazo y gracias por los aportes

 

JL. Vicent

Otra cosa más, la partícula “kana” más que una palabra de cesura o corte, es una exclamación y que funciona confiriendo a la palabra que le antecede, en el centro de interés. Suele ir al final del haiku, cerrando el sentido. (Rodríguez-Izquierdo)

También nos dice Fernando, que son pausas de pensamiento, y que si dicha pausa es interior y no final (como el kana), hay en ello una descarga de tensión entre ambos polos poéticos. Pero afirma que es el eje de la comparación interna. Obliga ala mente a saltar entre dos conceptos. Dice ” conceptos”, no sensaciones. Y la comparación interna es un rasgo de la estética de Bashoo, entre otros rasgos existentes. No lo creo totalmente necesario. De hecho poco más abajo afirma que ha llegado a considerarse, el kireji, más indispensable que el kigo o palabra de estación. Y que según Otsuji, este formalismo se ha superado; siendo posible encontrar haiku sin kireji ; pero con pausas de pensamiento bien definidas basadas en el significado.
Y esto que dice en su tesis, me parece bastante certero, dado lo que nos llega de muchas traducciones directas del japones.

Que si, que tenemos todavía mucho por andar y por realizar en castellano en torno al haiku.

Otro abrazo

 

Jorge Moreno Bulbarela:

Luelir privilegia un aspecto formal del haiku: la técnica del kire, esa especie de break jazístico, ese cambio brusco en lo que se está diciendo. Pues bien, la técnica del kire se puede aplicar a asuntos humanos (senryu), a elementos mecánicos contemporáneos (haiku urbano), incluso al deleznable mundo del álgebra superior de la metáfora que distorsiona la realidad. Pero el kire es la técnica del haiku, no el espíritu del haiku. Y tal vez el haiku no esté en el aware, esa emoción intensa, ni en… quizá el haiku brote de la conjunción de la técnica del kire, del aware y del haimi, ese sabor intenso a naturaleza que se siente cuando somos parte de la naturaleza porque estamos en contacto con ella. Pero tal parece que no siempre se da todo junto.

P.D. En cuanto al haiku de Destellos, la fecha no es parte del haiku. Se puede fechar un haiku, por ejemplo en el mes de julio, pero eso no indica nada porque mientras en el Mediterráneo es el cálido verano, en las montañás de Veracruz es época de lluvia (un “verano” lluvioso y frío), y en el cono sur es invierno.

Abrazos

 

Gorka Arellano:

Bueno Jor, si fechamos el haiku y sabemos dónde vive el autor, podemos más o menos deducir

Abrazos

 

JL. Vicent:

Jor, lo que yo vengo a decir, es que si ponemos como ejemplo el seguir las indicaciones de los 47 pasos en el entrenamiento hacia el haiku (El espacio interior del haiku) o esos 88 puntos fundamentales para entender el haiku (Aware) escritos por Haya; uno ve cómo es imposible meterlos todos en un mismo haiku… Es obvio que la composición de un haiku no siempre conlleva este o aquel elemento “recomendable” porque siempre irá en detrimento de otros tantos e importantes aspectos de un buen haiku. Por eso decía que soy reacio a desechar un haiku sin pausa, tipo frase, si en cambio tengo otros compuestos que me lleguen, es decir, aunque carezca de un kire “tipo Ockham”… El sentir de los japoneses no es tan excluyente y hasta sabemos que en sus antología no discriminan entre buenos y malos haikus.
También he querido expresar mi experiencia con el haiku en castellano; donde he leído haikus con kire y estructuralmente bien compuestos que no me han tocado para nada la fibra a diferencia de otros que no llevaban kire, esto o aquello.
Pero nada que objetar a que el kire es con mucho la sal del haiku y su presencia se da en un altísimo porcentaje. Pero también debo decir, en mi opinión, que la técnica del “kire” o el “principio de la comparación interna” desarrollada por Bashoo, ha tenido sus seguidores; pero no siempre se ha utilizado dicho principio en otros haijines posteriores a Bashoo. Es ese rasgo del principio de comparación interna, el que debiera estudiarse a fondo a la hora de emplear la técnica del kire. Porque tal vez no valga cualquier uso de un simple y arbitrario empleo de la técnica del corte. Que este, es otro cantar.

Abrazos

 

Campo XI

Las telarañas.

Entre hojas, la flor

de framboyán

Campo X

Machete oxidado.

En la güira*, reflejos

de bibijaguas**.

 

*El Crescentiacujete es un árbol de la zona intertropical de la familia de las bignoniáceas, originario de América

**Especie de hormiga que habita únicamente en Cuba.

Campo IX

 

Rondan hormigas.

En el nido, emplumando

un colibrí.

Haiku infantil ERDH I

 

Isla Margarita…
Muertas, flotando las crías
de mantarraya.

Nombre del niño: Angelo Valentín Conde Chacón
Edad: 9 años
Colegio: Diocesano
Ciudad: Albacete (España)

 

Fuente: El rincón del haiku. Revista electrónica de haiku.