Campo XXVII

 

La niña sopla.

Los pelillos de pronto

se arremolinan.

 

Ya por la tarde.

Mientras señala, el sol

en su blusita.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *