Viaje hacia el Oriente (Manguito- Báguano)

Después de 12 horas de viaje en bus desde La Habana llegamos a las 3 de la mañana al pueblo de Báguano en la provincia Oriental de Holguín. Caminamos por un sendero lleno de piedras de río hasta el bohío de donde haríamos la primera estancia, ubicado en un caserío llamado Manguito. Después de ser recibidos allí por Daigmara y Rafael esperamos a que despuntara el sol y con los primeros claros del día fuimos en una carreta de bueyes hasta la finca de Rafael. El canto de los gallos era incesante y cada vez mayor el de las aves. Los rayos del sol nos daban cuando rara vez se filtraban por entre los arbustos que bordeaban el camino. La tierra blanquecina parecía estar un tanto seca a pesar del rocío. Rafael esquivaba las grietas ocasionadas por las crecidas del río casi sin tocar las riendas, sólo exclamando ¡Lucero! o ¡Flor de Mayo!, los nombre de los bueyes que tiraban de la carreta confeccionada casi en su totalidad con tablas de palma, donde íbamos los “occidentales” disfrutando de todo aquel espectáculo mañanero.

Terminando de advertirnos que podíamos encontrar tocororos y cartacubas, Rafael detuvo la carreta con un -¡Escuchen!- en voz baja. ¡Cororo cororo! ¡Era el canto de un tocororo! Me emocionó mucho tener la posibilidad de ver y escuchar por primera vez al ave nacional de Cuba. Dimos unos pasos lentamente dejando la carreta detrás para no hacer ruido. Volvió a cantar y estaba posado en las ramas de un arbusto a ocho metros de nosotros aproximadamente.

¡Cororo cororo!

Al pisar hojas secas

Emprende el vuelo

 

Andar sobre una carreta de bueyes.

A lo lejos

¡Cororo cororo!

 

Llegamos a la finca, una parcela de tierra sembrada en medio de todo un monte espeso. Arranqué unas mazorcas de maíz para desayunar mientras caminaba por un lindero enyerbado mojando los pies con el rocío.

 

En la mañana

las montañas a lo lejos.

¡Cientos de abejas!

 

 

Bajo un quiebrahacha* orino.

¡Tan cerca las nubes!

 

*árbol

 

Regresamos.

Sobre las piedras del camino

bostas frescas

 

Jardín del bohío.

Entre el racimo de fongo*

un nido de tojosas**

 

 

**pequeñas palomas

*plátano burro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *